Inseminación Artificial: Sencilla y Segura

La inseminación artificial es un tratamiento sencillo y útil en muchos casos. Es la técnica de reproducción asistida más sencilla en los centros de reproducción asistida, y en muchas ocasiones se utiliza como primera opción.

601357

Si en un ciclo natural se libera un único óvulo en la inseminación artificial se realiza una estimulación  leve de los ovarios para obtener 2 o 3 folículos. Se valora su evolución mediante ecografía y cuando los óvulos están maduros se provoca la ovulación, para que en ese momento podamos dejar la muestra seminal mejorada (tras procesar el semen en el laboratorio) dentro del útero. La fecundación y desarrollo embrionario ocurre de manera natural.

Vamos por partes; en primer lugar se realiza la estimulación ovárica. Se trata de aumentar la producción de la cantidad de óvulos que se van a ovular ese mes. No es recomendable tener muchos óvulos, por el riesgo de embarazo múltiple (o muy múltiple). La estimulación ovárica se realiza mediante medicación subcutánea (pinchazos bajo la piel como la insulina de los diabéticos) y se administra FSH (hormona estimulante de folículos) a dosis individualizadas en función de la edad, y estudio previo realizado. Generalmente se utilizan dosis al rededor de 100UI (unidades internacionales).

La duración del tratamiento es de 10-12 días pero puede variar entre una paciente y otra, y según el ciclo. Por ello es recomendable realizar controles ecográficos y analíticos cada 48-72 horas y programar la ovulación en el momento más adecuado.

Hay pacientes o parejas que desean realizar el tratmiento de inseminación artificial en un ciclo natural, generalmente para evitar el embarazo múltiple. Hacerlo es posible, pero tienen que saber que las opciones de embarazo serán sustancialmente menores. Pesonalmente, creo que una Fecundación In Vitro con transferencia selectiva de un sólo embrión sería más aconsejable en estos casos.

Cuando el tamaño folicular alcanza los 18-20mm se inyectará la HCG (corigonadotropina) para provocar la ovulación 36 horas después de su administración. La inseminación se programa teniendo en cuenta cuando va a ser la ovulación.

Antes de dejar millones de espermatozoides en la cavidad uterina, es preciso realizar lo que llamamos ‘capacitación espermática‘, que consiste en mejorar la concentración y sobre todo la movilidad de los espermatozoides. Esta es la razón por la que el varón deberá obtener una muestra seminal un par de horas antes de realizar la inseminación.

Inseminación Artificial

Por último, la inseminación artificial consiste en un acto similar a una exploración ginecológica (parecido a una citología) donde se introduce una cánula a traves del orificio cervical para llegar hasta la cavidad del útero, donde se depositará la muestra de semen. Además de acercar los espermatozoides a los óvulos y acortar su camino para conseguir la fecundación, evitaremos barreras como el pH ácido de la vagina o el moco cervical. De esta manera (a diferencia de inseminaciones vaginales, o la utilización de capuchones cervicales) mejoramos las opciones de embarazo sustancialmente, hasta llegar a tasas de embarazo de un 20-25% por ciclo.

Normalmente con 3-4 intentos obtendremos embarazo en el 70-75% de los casos. En caso de no conseguirlo, se recomienda cambiar de técnica de reproducción asistida y optar por la Fecundación In Vitro, debido a que las posibilidades de embarazo disminuyen a partir de los primeros intentos.

La inseminación artificial es una técnica sencilla, con pocos efectos secundarios y que puede ser muy efectiva en casos bien seleccionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *