7 complicaciones a tener en cuenta en los embarazos de reproducción asistida

Cuando en la década de los 70 se empezó a investigar la Fecundación In Vitro muchas voces se levantaron contra ella. Motivos religiosos, políticos e incluso médicos argumentaban que los niños probeta iban a ser mutantes, que tendrían problemas o que se generarían monstruos. 40 años y 6 millones de niños nacidos después hemos visto que estaban equivocados.

pregnancy

Pero desde el punto de vista de la paciente, y también del médico, nos queda otra pregunta por responder ¿son seguros los embarazos de reproducción asistida? Vamos a comparar las complicaciones más habituales con un embarazo ‘normal’.

Aborto: perder el embarazo durante el primer trimestre se relaciona con la edad materna. El riesgo de aborto a los 35 años es del 25% mientras que a los 40 llega casi al 50%. La reproducción asistida no implica más riesgo. Lo mismo ocurre en alteraciones cromosómicas como el síndrome de Down.

Embarazo ectópico: Alteraciones por cirugía o infecciones previas, endometriosis o alteraciones hormonales que disminuyan su movilidad favorecen la implantación del embrión en las trompas de Falopio. La edad y el embarazo múltiple también se asocian a esta complicación. Estos factores también se relacionan con la esterilidad. Además la estimulación ovárica, y manipulación uterina de las técnicas de reproducción asistida pueden favorecer la implantación errónea. Debido a todas estas razones el riesgo de embarazo ectópico es del 2-5% en nuestras pacientes, el doble que en los embarazos espontáneos.

Embarazo múltiple: Aunque la tendencia durante los últimos años ha sido disminuir la tasa de embarazo múltiple, el riesgo de un embarazo gemelar se multiplica por 20 tras un tratamiento de reproducción asistida. Afortunadamente los embarazos triples casi han desaparecido de nuestros centros gracias a la transferencia selectiva de embriones. La prematuridad, el bajo peso y complicaciones como la diabetes gestacional o la preeclamsia se multiplican x4-x16 según el caso si los comparamos con embarazos simples.

Diabetes gestacional: Los problemas con el azúcar durante el embarazo se deben al aumento de la necesidad de metabolizar la glucosa por la demanda del feto. La obesidad, la edad y tener más de un feto repercute en este problema. El porcentaje de mujeres con diabetes gestacional oscila entre el 2 y 5%; la reproducción asistida incrementa un 25-30% el riesgo de padecer esta complicación durante el embarazo.

Hipertensión en el embarazo y preeclampsia: los trastornos hipertensivos durante el embarazo ocurren en el 2-3% de los casos. La preeclamsia (estadío más severo) aparece en el 1-1,5% de los embarazos espontáneos y puede tener repercusiones graves tanto en el feto como en la madre. Las pacientes de reproducción asistida doblan estos datos.

Prematuridad y bajo peso: además de la repercusión que tiene el embarazo múltiple (la edad gestacional en el parto se adelanta de media 3 semanas por feto añadido; es decir, 37 semanas en los gemelares, 34 en los triples), la edad materna, o complicaciones como las que hemos descrito antes aumentan el riesgo del parto prematuro (antes de las 37 semanas) y el bajo peso al nacer (menos de 2.500gr). Este riesgo se dobla en nuestras pacientes, pasando del 8 al 17%, y llegando al 50% en caso de los embarazos gemelares.

Cesárea: las tasas de cesáreas oscilan del entorno y del centro en el que se realice el parto. En nuestro país podemos pasar de un 10-12% a más del 50% dependiendo del hospital. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que no llegue al 15%, pero en nuestro entorno es del 20%. Las posibilidades de un parto mediante cesárea en un embarazo de reproducción asistida es de más del 30%, superando el 50% en caso de los gemelos.

Aunque la creencia popular se centre en las diferentes técnicas de reproducción asistida como causa de estas complicaciones, estudios recientes revelan que las carácteristicas de la propia paciente pueden el motivo para tener un embarazo más complicado. La edad, que sea el primer embarazo, y la propia infertilidad pueden estar detrás de estos problemas.

 

No obstante, y aunque se recomiende un control más estricto durante la gestación, la inmensa mayoría de embarazos tendrán una evolución normal, y terminará con un sueño cumplido. Tener a su hijo en brazos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *